miércoles, 27 de marzo de 2013

La Lucha de clases en la Francia Revolucionaria (1791-1794) Parte1


Luego de efectuados los hechos revolucionarios de 1789 que llevaron al fin del absolutismo surgió una monarquía constitucional donde el Rey se veía limitado en su poder debido a la existencia de una Asamblea conformada por diputados  que lo controlaban. La gran burguesía y parte de la aristocracia querían mantener al Rey como figura simbólica, dándole un poder de veto sobre las leyes  por la Asamblea  sancionadas. El Rey   actuaba como escudo de contención hacia una revolución más profunda que cambiara la estructura social francesa y que le diera mayores derechos y mejoras sociales a la clase popular.
Pueblo de París


Así comienza la lucha de clases dentro del bando revolucionario. Por un lado la gran burguesía compuesta por banqueros, grandes mercaderes y comerciantes de la zona de la gironda vinculados al comercio ultramarino a través del océano Atlántico. Por otro lado existe otra clase social con diferentes intereses a la anterior mencionada, hablamos de la pequeña burguesía conformada por artesanos, carpinteros y pequeños comerciantes. La tercer clase social protagónica fue la clase popular o pueblo bajo, llamados Sans-Cullotes (sin culote) ya que vestían pantalones, propios de las clases trabajadoras, no utilizaban los culotes que era una vestimenta propia de la nobleza y la burguesía.

Tanto la gran burguesía, la pequeña burguesía y la sans-culloterie (bajo pueblo) fueron los actores sociales que efectuaron la revolución de 1789, todos estos grupos fueron protagonistas de la revolución. La cuestión consistía en que una vez echa la revolución ¿Quién se adueñaría del poder en Francia?

Estas tres clases sociales van a interactuar aliándose, enfrentándose y hasta aniquilándose durante los años revolucionarios; y es que cada una de estas clases pugnaba por conseguir diferentes derechos políticos y sociales. Además, cada una de estas clases tenía diferentes objetivos e intereses. Cada uno de estos grupos quería adueñarse de la revolución y del poder.
La toma de la Bastilla

La gran Burguesía quiso establecer una monarquía constitucional, con cierto poder del Rey (capacidad de veto), y una asamblea que gobernara y redactara leyes y  que se convertiría en el verdadero poder en Francia. El Rey como figuraba simbólica resguardaba los derechos de la gran burguesía, de los más ricos, de los dueños de los bancos, del comercio y del dinero.

La gran burguesía tenía temor a que la clase popular tomara el poder y le quite sus privilegios y propiedades, es por eso que en la Constitución redactada en 1791  se restringió el voto al pueblo y en un principio sólo votaron los que podían demostrar a través de un censo, la posesión de riquezas y propiedades, a este modo de elección se lo denominó elección por voto censitario.

Además la gran burguesía a través  de la constitución de 1791 declara una ley de libre mercado, se prohíbe el derecho  a huelga y se declara la ley Chapellier.

Hasta 1791 existía en Francia un sistema de gremios de artesanos, un sistema que impedía la competencia entre los diferentes talleres artesanales y que protegía la fuente de trabajo de la clase popular, todos sobrevivían y nadie competía, el objetivo era la armonía y la supervivencia de todos los gremios artesanales unidos en corporaciones y así se impedía la competencia económica.

Con la constitución de 1791 se establece la ley Chapellier que elimina el sistema de gremios y establece la libre competencia, provocando un gran trauma en el pueblo francés ya que muchos pobladores perdieron su trabajo, muchos talleres cerraron y comenzó una competencia feroz entre las industrias y empresas.
Gorro frigio (rojo) parte de la vestimenta de los revolucionarios


La constitución de 1791 es proclamada por la gran burguesía y es  claramente antipopular. Ni el pueblo ni la pequeña burguesía apoyaron esta constitución. Es así como el pueblo de la ciudad de París liderado por Danton se movilizó reclamando la vuelta al sistema de gremios, reclamando el voto universal y un freno a los constantes aumentos de precio de los alimentos. Además el pueblo quería que no existiera más la figura del Rey.

Se produce así, la masacre de los campos de Marte, donde la guardia nacional por orden de la gran burguesía disparó contra el pueblo movilizado provocando decenas de muertos.

El pueblo quería una revolución más profunda, más radical, una revolución que diera como resultado un mejor nivel de vida, pero las respuestas de las autoridades fueron las balas, la sangre, los muertos y la represión. Grandes cambios se avecinaron, una ola de venganza y un período de terror...



Juan Ignacio Scibilia



Fuentes:

-Vovelle, Micchelle;”Introducción a la Historia de la Revolución Francesa”.

-Furet, François; Richet, Denis;” La Revolución Francesa”

- Soboul, Albert; Los Hombres de la Historia Volumen 46: “Robespierre”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada